El Aumento de Glúteos, el sueño de toda mujer

¡Tener el “mejor trasero” es una obsesión en ellas!

Miles de mujeres en Perú, y en todo el planeta, sueñan con tener el derriere más perfecto y envidiable en la sociedad contemporánea, al ser la parte del cuerpo “más vista y valorada” por los varones; y, para ello, se someten a procedimientos estéticos que aumenta el volumen de sus nalgas.

Esta práctica quirúrgica, tan deseada (por ellas), se llama cirugía de  glúteos y consiste en colocar un “implante” – por lo general de silicona –, y con forma de “pompis”, en las nalgas, adquiriendo un volumen adicional al músculo y la grasa. Otro procedimiento para este fin es el o “injerto” de grasa (lipoinyección) que se realiza  mediante la inyección de células adiposas, obtenida del mismo paciente (mediante una lipoescultura).

Para este tipo de intervenciones, las candidatas deben ser mayores de edad y todas  aquellas que quieren tener un mejor trasero y, a la vez, sorprender a su entorno. Este tipo de cirugías repercute positivamente en la personalidad de las mujeres, pues elevan su autoestima y, como consecuencia, ellas se sienten más seguras de sí mismas (en su vida familiar, social y laboral).

Por eso, si usted no está a gusto con su derriere –  que esta caído, es pequeño o, simplemente, no tiene forma –, y tiene todas las posibilidades económicas; entonces atrévase a someterse a un aumento de glúteos y tome “las riendas de su vida”. Sin embargo, antes de hacerse este tipo de cirugía, investigue bien sobre el tema y el especialista escogida.

Por cierto, al respecto, no todo  es “color de rosa”, pues, en el mercado, muchas personas inescrupulosas lucran con el deseo de muchas mujeres, ofreciendo recetas milagrosas, como si fuesen fórmulas mágicas, para tener los glúteos soñados.  Entre esos nocivos elementos se encuentran los biopolímeros, silicona líquido que se inyecta en los glúteos, y no está aprobada por la FDA (siglas en inglés de Administración de Medicamentos y Alimentos) por los daños que puede causar.

Deja un comentario