Botox – Toxina botulínica

Las inyecciones de Bótox ofrecen una serie de beneficios, desde suavizar las arrugas hasta detener el sudor excesivo. Si aún no está familiarizado con Botox, es un medicamento recetado que se inyecta en las arrugas dinámicas, como líneas de expresión, líneas de fumador y patas de gallo, disminuyendo significativamente su apariencia.

¿Qué es el Bótox?

El bótox (Toxina Botulínica) es una neurotoxina que, pese a ser liberada por el botulismo, se usa con fines médicos para tratar algunas enfermedades neurológicas y en medicina estética.

La aplicación de la sustancia fue aprobada originalmente en Estados Unidos para el uso terapéutico por parte de oftalmólogos en el tratamiento de pacientes que tenían problemas en los ojos con el parpadeo constante y estrabismo. También fue usado por los neurólogos para combatir el hemiespasmo facial, y de ahí se descubrió que al tratar el músculo, las arrugas de esa zona de la cara disminuían.

Al inyectar bótox en la piel, éste relaja las fibras de los músculos para disminuir su potencia de contracción. Esto hace que la comunicación con los nervios se corte, de forma que acaba originando una parálisis al no recibir órdenes.

¿Cuáles son los Beneficios del Bótox?

El bótox ofrece óptimos resultados no solo en el campo de la estética; sino además en la eliminación de determinadas patologías. El bótox se aplica mediante inyecciones en el área que se desee tratar. Su efecto dura alrededor de 5 a 6 meses.

Después de pasado este periodo se podrá colocar una nueva dosis. Algo que siempre hay que tener en cuenta, independientemente de dónde se realice la infiltración de Botox, es que la dosis se debe aplicar UNA sola vez, no se debe aplicar más veces en la misma sesión.

Una vez que la sustancia penetra en el organismo, comienza a debilitar y paralizar diversos músculos o bloquear determinados nervios. En este sentido, podemos dividir sus beneficios en dos tipos: 

Beneficios Estéticos

  • No requiere anestesia, ni siquiera tópica.
  • Se adapta a cada rostro y forma de gesticular.
  • No produce variación de los volúmenes y proporciones del rostro, dando un aspecto más natural que los productos de relleno.
  • Se puede aplicar en cualquier época del año.
  • Los resultados son progresivos durante las primeras dos semanas, y definitivos a partir de los 15 días.
  • La piel es lisa, las arrugas atenuadas.
  • El efecto puede durar entre 3 y 9 meses y la pauta recomendada es de 2 sesiones anuales.

Beneficios Médicos

  • Alivia el dolor de cuello y la posición anormal de la cabeza asociada con graves espasmos musculares del cuello (distonía cervical)
  • Curar el ojo perezoso (estrabismo)
  • Corregir la contracción de los párpados (blefaroespasmo)
  • Curar la sudoración axilar excesiva (hiperhidrosis), donde el Botox debilita la acción de las glándulas sudoríparas, en lugar de los músculos
  • Quitar la migraña crónica, una condición que causa dolores de cabeza intensos y prolongados.

¿Cómo se Aplica el Bótox?

Tendrás que tomar ciertas precauciones antes de someterse a un tratamiento de Botox. Diez días antes de recibir las inyecciones de Botox, se le pedirá que se abstenga de tomar productos que contengan aspirina, ibuprofeno y vitamina E, ya que esto reducirá significativamente la posibilidad de que aparezcan hematomas después del tratamiento.

Pero no dejes que estas precauciones te asusten. La mejor parte de someterse a Botox es que es rápido y sin dolor. Cuando se someta a un tratamiento, se aplicará un gel adormecedor tópico quince minutos antes. La mayoría de las personas dicen que las inyecciones se sienten como si se vacunaran, es decir, sienten solo unos segundos de leve malestar cuando el Botox ingresa al lugar de la inyección. Unas horas después, el lugar de la inyección puede verse rojo y sentirse irritado.

Inmediatamente después de las inyecciones, deberá contraer los músculos tratados. Su médico le pedirá que frunza el ceño, levante las cejas y sonríe y frunza los labios. Suena tonto, pero esto ayuda a distribuir uniformemente el Botox en todo el sitio de inyección.

Su médico también le dirá que se abstenga de hacer ejercicio; agacharse, acostarse o frotarse el área durante las primeras 24 a 48 horas después del tratamiento. Esto asegura que el Botox se instale en el lugar correcto y no migre a ningún otro lugar. De lo contrario, se puede producir parálisis facial y caída del párpado.

¿Efectos Secundarios?

La aplicación del bótox para fines estéticos puede tener consecuencias negativas si no es realizado por un profesional. Los especialistas no recomiendan los implantes de bótox por debajo del cuello, ni para aquellas personas menores de 20 años o mayores de 65. Las mujeres embarazadas tampoco deben someterse a este tratamiento, así como aquellas personas alérgicas al complejo de la neurotoxina o sus excipientes.

Además, puede causar cefaleas, náuseas, inflamaciones o parálisis facial. Si se usan otros medicamentos puede interferir en su efecto. De forma muy extraordinaria, pueden aparecer problemas para hablar, tragar o respirar.

Su uso también está asociado a posibles caídas de las cejas y los párpados. En estos casos, las personas que los sufren suelen tener una sensación de pesadez. Este efecto adverso no es muy común y suele resolverse de forma natural en las tres semanas posteriores al inicio del tratamiento.

WhatsApp