Maria tiene veinticinco años. Y actualmente es contadora pública de profesión. Hace unos días tomó la decisión de someterse a una operación estética debido a que desde pequeña nació con una malformación congénita en la nariz; la cual le impide respirar con normalidad. Desde hace un tiempo y a base de mucho esfuerzo logró juntar el dinero de su operación.

Sin embargo, a raíz de su decisión se ha visto involucrado en un dilema indirectamente y esto tiene que ver a que desea encontrar al más idóneo cirujano plástico para su operación, que le permita obtener los mejores resultados y no llevarse sorpresa más adelante. Así que decidió buscar consejos en su amiga acerca de este tema. Además, indagar también por su cuenta.

Luego de dos semanas se encontró con dos realidades distintas; por un lado, tomar la sugerencia que le decía su amiga y operarse en esa clínica por lo económico que era o decidirse por la que había encontrado basándose en la información que había obtenido por su parte. Para evitar más complicaciones decidió visitar cada una de ellas y así escoger a la mejor para su cirugía de rinoplastia.

En ese sentido, elaboró una guía práctica de cómo elegir un cirujano plástico y así poder poner aprueba a sus dos opciones; por ejemplo, un tema en específico fue la especialidad y trayectoria del cirujano plástico en mención. Al revisar la información que le había proporcionado su amiga, partió con dirección a donde se encontraba la supuesta clínica. Y esta fue la sorpresa que se llevó.

Al llegar al punto de referencia, solicitó información al personal que se encontraba en las afueras de la clínica, por lo que su sospecha cómo mujer se hacían más notorio que algo andaba mal, pues al ingresar de establecimiento se pudo dar cuenta de que la misma persona que se encontraba a los alrededores era la misma persona que se encarga de la cirugía; por lo que su duda crecieron aún más.

Y eso no fue la única observación que notó en ese instante, al solicitar su colegiatura e indagar por su experiencia como cirujano plástico, la persona optó por poner una serie de excusas, hasta la dejó plantada con la excusa que estaba ocupada por irse con otra paciente que buscaba algunos de sus servicios, sin darle mayor importancia a ella. Por lo que descartó esa opción de inmediato.

Así decidió darle una oportunidad a la última opción que tenía al inicio, y fue a visitar a la clínica que había misma indagado y cómo era en realidad. Al encontrarse en los exteriores de la Clínica, sugirió una cita, la cual debía agendarla con anticipación, por lo que volvió al otro día. Al ingresar se dio cuenta de que los ambientes era completamente diferentes a la otra que había visitado anteriormente.

Lo más importante de todo fue que el cirujano fue quién le atendió de inmediato; y él tuvo el más cordial trato y el suficiente tiempo para explicarle entre una rinoplastia y una rinomodelación. Pero, eso no fue todo, en esta nota, te explicó 7 indicadores para elegir al cirujano plástico más idóneo.

Cirujano Plástico: guía definitiva para elegir al mejor

Cirujano Plástico: guía definitiva para elegir al mejor

Para los pacientes y público en general que buscan someterse a una cirugía plástica o un tratamiento de medicina estética, conocer este punto es sumamente importante, pues de ese modo les permitirá elegir al mejor cirujano plástico y descartar al menos indicado; además de garantizar un procedimiento exitoso. Y es que, como es bien sabido, una profesional que se prepara constantemente está más actualizada que otros. Tenga en cuenta las siguientes razones. ¡Preste atención!

Estudios:

Una vez culminado sus estudios generales de la universidad y haber obtenido sus títulos; los profesionales de esta carrera; que quieren dedicarse a la cirugía plástica; deben realizar una especialización que dura muchos años. Luego de culminar su especialización, ellos deben hacer todos los esfuerzos para obtener una membrecía de las Sociedades de Cirugía Plástica más importante del mundo y, para mantenerse en ella; los cirujanos deben asistir a diferentes congresos internacionales que realizan dichas organizaciones, en el que se exponen los principales avances en dicho campo; lo que les permite estar más actualizado.

Experiencia en operaciones:

Este indicador se refleja en el número de operaciones que ha realizado el cirujano y a ello también se suma su impecable récord de intervenciones, es decir, no haber tenido ninguna complicación en el quirófano, en toda carrera profesional. Estos puntos generan gran confianza en los pacientes; al saber que están en “buenas manos”.

Trato personal:

Este punto se expresa en el nivel de empatía que existe entre el paciente y cirujano plástico. Este proceso permite al primero indicarle sus sugerencias al otro, como por ejemplo: cuáles serán los resultados objetivos que obtendrá, luego de la intervención quirúrgica.

Clínica:

guía definitiva para elegir al mejor: Clínica

En dichos requisitos, también se debe tomar en cuenta la clínica en el que se realizará la intervención; por lo que los pacientes deben tener mucho en cuenta este punto. En ese proceso, se debe tomar en cuenta si su establecimiento cumple con todas las medidas, normas y estándares de calidad requeridas para realizar operaciones quirúrgicas.

Costos:

Otro indicador a tener en cuenta es el costo del servicio de la cirugía plástica que brinda la clínica. Esto debe ser muy bien evaluado por los pacientes, quienes no deben dejarse influir por el bajo precio que se ofrece. Por eso se recomienda a los pacientes que no se dejen llevar por propuesta, que lo único que hacen es poner el riesgo sus vidas.

Historial de procedimientos Quirúrgicos:

Además de los ya mencionados, otro requisito muy importante a tomar en cuenta es conocer – a ciencia cierta – los resultados de las diferentes procedimientos quirúrgicos realizados por el cirujano plástico. Y una recomendación, para ello, es ver las imágenes de los antes y después de los pacientes ya intervenidos.

Referencias sobre su Anestesiólogo:

Conocer esta categoría, es de suma importancia para el paciente, al ser el anestesiólogo, el profesional que acompañará al cirujano durante el desarrollo de la intervención quirúrgica. Por ello, estos deben consultar sobre su experiencia, su título y sus certificaciones.  Además, es muy recomendable solicitar una consulta.

Compartir

Compartir