Historia: La vida del Làser CO2 Fraccionado

25

¡Una tecnología de última generación puesta en una máquina!

Como Pelé o Maradona, el Láser CO2 Fraccionado tiene una historia de larga data que se remonta al siglo pasado (XX) y en el presente continua sorprendiendo, e incluso – según los especialistas – se proyecta a seguir mejorando en el futuro.

Fue desarrollado por Kumar Patel en los Laboratorios de Bell en 1964, en Nueva Jersey (Estados Unidos). Su creación generó gran expectativa en todo el mundo y, en especial, en los integrantes de  comunidad científica, quienes calificaron su tecnología como “muy moderna para su época”. De ahí que, poco después, a finales de  la década de 1970 fue utilizado – como nunca antes – en el campo de la medicina.

Con este gran acontecimiento, este invento revolucionario seguí sorprendiendo a todo el planeta. Sin embrago, allí no quedaría todo, pues – posteriormente –, en 1993, el Láser CO2 de alta energía fue empleado para el primer revestimiento  de la piel (¡Un hecho histórico!). Tal fue ese impacto en el sector de la salud que, para 1998, se había popularizado en el campo de la medicina estética (especialmente para rejuvenecer la piel).

Y, hace algunos años (más de 10), como es natural, la tecnología de este equipo ha evolucionado –considerablemente – para el beneficio de las personas con problemas en la piel; al combinarse con la tecnología fraccionada que divide la luz del láser en columnas; lo que permite que la dermis de los pacientes no se dañe.

Por tal motivo, se habla Láser CO2 Fraccionado, una máquina “muy modernísima” (lo último de lo último en Medicina Estética). ¡Y la prestigiosa Clínica Saint Paul lo tiene!

Quizás también te interese