La abdominoplastia, también llamada cirugía del abdomen, se ha convertido en uno de los procedimientos estéticos más populares en las últimas décadas. Pero, ¿sabías que este procedimiento existe desde principios del siglo XIX? Afortunadamente, las técnicas y herramientas para realizar abdominoplastias modernas ha mejorado y avanzado mucho en los últimos doscientos años.

Esta breve historia de la cirugía estética de abdomen describe cómo las técnicas y los resultados de esta intervención ha cambiado y mejorado a lo largo de los años. Enhorabuena, para hombres y mujeres que están considerando una abdominoplastia, las últimas técnicas de cirugía plástica permiten resultados aún mejores y un tiempo de recuperación más suave.

Las primeras abdominoplastias te dejaban sin ombligo

Las primeras abdominoplastias te dejaban sin ombligo

Las primeras abdominoplastias se realizaron hace más de 200 años, aunque no por las mismas razones que se llevan a cabo en la actualidad. Quitar el exceso de piel del área abdominal para cubrir heridas abiertas fue el objetivo principal de este procedimiento a principios del siglo XIX.

Como uno podría imaginar, una cirugía utilizada para el cuidado de heridas críticas no estaba precisamente enfocada en lo cosmético. Como tal, el resultado final de las primeras abdominoplastias a menudo dejaban a los pacientes sin ombligo. Incluso, los cirujanos de ese siglo comenzaron a realizar abdominoplastias con fines estéticos, pero creyendo que sería imposible realizar un ombligo.

Afortunadamente, esta creencia cambió relativamente rápido a medida que se perfilaban los inicios de la abdominoplastia moderna.

Las abdominoplastias a principios del siglo XX mejoraron enormemente

Las abdominoplastias a principios del siglo XX mejoraron enormemente

En 1905, los cirujanos plásticos franceses pudieron descubrir cómo preservar el ombligo durante una abdominoplastia. Descubrieron que podían usar incisiones verticales y horizontales para crear pequeños colgajos a través de los cuales trabajar, en lugar de crear una gran incisión horizontal en todo el abdomen. De esta manera, se pudo preservar el ombligo y los resultados fueron más suaves y sofisticados que nunca.

Aún así, la abdominoplastia no era un procedimiento increíblemente común y todavía se usaba principalmente para tratar heridas, especialmente durante la Primera Guerra Mundial, que terminó en 1918.  Y ya en las décadas de 1970 y 1980, los médicos comenzaron a usar técnicas de abdominoplastia para tratar las hernias umbilicales, lo que resultaría en un vientre abultado. Los cirujanos rápidamente se dieron cuenta que esta cirugía podría dar como resultado una apariencia más suave y firme, allanando así el camino para las técnicas modernas de abdominoplastia que vemos hoy.

En estos tiempos modernos la abdominoplastia ya evolucionó

En estos tiempos modernos la abdominoplastia ya evolucionó

La abdominoplastia ha recorrido un largo camino desde que se realizaron los primeros procedimientos crudos para tratar heridas. Las técnicas actuales de abdominoplastia no solo ofrecen soluciones más seguras y mucho más efectivas, sino que también reducen el tiempo de recuperación, curación y brindan mejores resultados. A continuación, se presentan algunos de los avances más notables de la abdominoplastia moderna:

La abdominoplastia sin drenaje

La cirugía estética de abdomen sin drenaje elimina la necesidad de drenajes quirúrgicos y posquirúrgicos mediante el uso de una técnica de sutura en capas, dejando un espacio adicional mínimo para que se acumule líquido. El resultado no es solo una recuperación menos complicada, sino también una incisión más baja y una cicatriz resultante menos visible.

La miniabdominoplastia

Antes de que la miniabdominoplastia entrara en la escena de la cirugía plástica, todos los que querían tratar cualquier cantidad de piel abdominal flácida debían optar por una abdominoplastia completa. Hoy, gracias a la técnica de mini abdominoplastia, también llamada abdominoplastia parcial, los cirujanos plásticos ahora pueden usar una incisión mucho más pequeña para tensar una pequeña cantidad de exceso de piel debajo del ombligo.

Abdominoplastias post embarazo

Las abdominoplastias ahora se combinan muy comúnmente con otros procedimientos cosméticos. ¿Cómo cuáles? Como el aumento de senos o la liposucción, en lo que se llama un cambio de imagen para mamás. En un período de tiempo relativamente corto, un cirujano plástico experto puede realizar de manera segura y efectiva múltiples procedimientos a la vez, requiriendo anestesia solo una vez y un único período de recuperación.

Encuentre la mejor técnica de abdominoplastia para usted

Encuentre la mejor técnica de abdominoplastia para usted

Los avances modernos en herramientas y técnicas quirúrgicas han permitido más opciones de abdominoplastia que nunca. Hoy, puede personalizar su procedimiento de abdominoplastia para satisfacer mejor sus necesidades y objetivos específicos.

La mejor técnica de abdominoplastia para usted dependerá de varios factores, como su anatomía natural, un examen físico y sus objetivos para los resultados finales. Equipado con esta información, su cirujano plástico puede ayudarlo a decidir qué técnica podría ser adecuada para usted.

CIRUJANO PLÁSTICO CERTIFICADO EN PERÚ

Cirujano Plástico Certificado en Perú

El principal cirujano plástico de Clínica Saint Paul, el Dr. Edwin Vásquez cuenta con más de 30 años de ejercicio profesional en la Cirugía Plástica y posee el grado de Doctor por la Universidad de São Paulo, Brasil.

Además, en el 2014 fue reconocido como uno de los mejores cirujanos plásticos del Perú según la prestigiosa revista Smart Beauty Guide. Dicha revista, pertenece a la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética (ASPS). En esta misma, solo figuran las mejores clínicas estéticas y los mejores cirujanos plásticos del mundo.

Por otro lado, el estudio, la actualización y la vanguardia es parte del lema de la institución, por ello, el Dr. Edwin Vásquez se mantiene siempre actualizado a través de eventos, cursos y congresos para brindar excelencia a sus pacientes.

En 2009, fundó la Clínica de Cirugía Plástica Saint Paul, para brindar a los pacientes la más alta calidad de tratamientos estéticos e intervenciones quirúrgicas.

Compartir

Compartir