Cuando nos referimos a la rinoplastia hombres, podemos extendernos ampliamente en esta especialidad e instruir al interesado que la cirugía se realiza por dos factores exclusivamente: por estética y por problemas funcionales. Los cuales coinciden en ciertas mejoras respecto al tabique, tamaño, punta o estructura nasal con relación al rostro.

El objetivo de ambas es ofrecer al paciente una nariz acorde a sus rasgos faciales para una plena conformidad con su imagen. Algunos nacen con una buena estructura nasal y no requieren de ninguna modificación más que de un levantamiento de punta o un perfilamiento, mientras que otros poseen de una malformación en el tabique o tuvieron un accidente.

En términos más generales, la cirugía de nariz se suele ejecutar en procedimientos cosméticos para corregir o pulir el aspecto nasal, pero también para procedimientos médicos que mejoren la función de la nariz.

Rinoplastia funcional

Rinoplastia funcional

Los problemas comunes que se observan en pacientes que buscan una rinoplastia funcional incluyen conductos nasales que son demasiado estrechos y una línea de cartílago torcida (o «desviada») conocida como tabiqueEl tabique de una persona puede estar desalineado debido a su desarrollo natural, o puede haberse desalineado debido a un trauma o accidente. Colocar el cartílago de manera que se asiente correctamente en posición vertical, en lugar de en ángulo, puede permitir que el aire se mueva más fácilmente a través de cada fosa nasal.

Otro problema funcional común involucra alergias, hormonas o infecciones de los senos nasales que causan el agrandamiento de los cornetes. También conocidas como cornetes nasales debido a su forma de concha, estas estructuras calientan y humedecen el aire a medida que se mueve a través de los conductos nasales. Los cornetes están hechos de hueso, vasos sanguíneos y otros tejidos, si estos cornetes inferiores, que son las estructuras más bajas y más grandes, se inflaman, pueden inhibir el flujo de aire nasal en el lado derecho e izquierdo de la nariz.

Rinoplastia cosmética

Rinoplastia cosmética

Los pacientes que se someten a una rinoplastia cosmética también suelen citar la asimetría como un problema que quieren corregir. Una nariz que se inclina o apunta demasiado más un lado que otro, puede llamar la atención no deseada, especialmente cuando el resto de las características de la cara están alineadas simétricamente.

Otros problemas cosméticos que puede abordar la cirugía de nariz incluyen fosas nasales demasiado anchas, una punta nasal pellizcada o bulbosa y una protuberancia o hundimiento pronunciado en el dorso. Aquellos varones que simplemente sienten que su nariz es «demasiado grande» a menudo descubren que hay una característica en particular que está desproporcionada.

A menudo, corregir un área clave puede producir resultados que hacen que toda la nariz parezca equilibrada mejor con los ojos, la boca, la frente y otras partes de la cara, incluida la distancia entre estos elementos, sus ángulos entre sí y más.

¿Por qué los pacientes eligen la rinoplastia funcional o estética?

Los dos enfoques quirúrgicos están estrechamente relacionados porque la forma y función de la nariz están entrelazadas. Una asimetría visible en el exterior muy probablemente indica estructuras desalineadas en el interior. Tales irregularidades pueden interrumpir e impedir el libre flujo de aire, haciendo que respirar sea una tarea más laboriosa de lo que debería ser. En muchos casos, corregir el problema interno conduce también a un cambio externo correspondiente y estéticamente agradable respecto a la rinoplastia hombres.

Su decisión abarca muchas veces solo en la estética o en la corrección de un problema en la nariz que termina conduciéndolo a una mejora a su aspecto sin siquiera necesitarlo. Pese a que siempre sea la mujer la mayor interesada en verse bien, el hombre también adopta esa necesidad y se expone a modificar su estructura nasal por lo que padece y termina más que agradecido con el resultado. La elección de ambas rinoplastias dependerán de lo que el paciente necesite y las correcciones a alcanzar que puede lograr su especialista.

¿Qué esperar en la recuperación de rinoplastia?

¿Qué esperar en la recuperación de rinoplastia?

Independientemente de los detalles de su procedimiento, los pacientes de rinoplastia hombres deben esperar usar una férula durante aproximadamente una semana después de la cirugía. Esto mantendrá los tejidos nasales en su lugar y asegurará que sanen adecuadamente en sus nuevas alineaciones.

También se esperan moretones e hinchazón que durarán aproximadamente dos semanas. Una vez que la piel recupere su color típico y la hinchazón disminuya, los resultados cosméticos serán más evidentes. Sin embargo, tenga en cuenta que la nariz puede tardar un tiempo considerable en sanar, por lo que es posible que la resolución completa no se produzca en cuestión de meses, o incluso un año. La rinoplastia hombres suele ser mucho más complicada por la necesidad de ellos estar fuera de la cama haciendo reposo. ¡Tome descanso y aproveche! Puede terminar afectando la recuperación.

CIRUJANO PLÁSTICO CERTIFICADO EN PERÚ

Cirujano Plástico Certificado en Perú

El principal cirujano plástico de Clínica Saint Paul, el Dr. Edwin Vásquez; cuenta con 30 años de ejercicio profesional en la Cirugía Plástica, y posee el grado de Doctor por la Universidad de São Paulo, Brasil.

Además, en el 2014 fue reconocido como uno de los mejores cirujanos plásticos del Perú; según la prestigiosa revista Smart Beauty Guide. Dicha revista, pertenece a la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética (ASPS); y en la misma, solo aparecen las mejores clínicas estéticas y los mejores cirujanos plásticos del mundo.

Por otro lado, el estudio, la actualización y la vanguardia, es parte del lema de la Clínica Saint Paul; por ello el Dr. Edwin Vásquez, se mantiene siempre actualizado a través de eventos, cursos y congresos; para brindar excelencia a sus pacientes.

En 2009, fundó la Clínica de Cirugía Plástica Saint Paul, para brindar a los pacientes la más alta calidad de servicios médicos y quirúrgicos.

 

Compartir

Compartir