Durante años, el aumento de senos ha estado en el top 5 de las cirugías más demanda por los pacientes a nivel mundial y de ello, no hay duda alguna. De hecho, justamente la Sociedad Estadounidense de Cirugía plástica; hace unos días, publicó que durante los últimos 20 años la cirugía de senos se ubicó entre las 2 cirugías que más se realizaron durante este periodo.

Por lo que refuerza lo dicho anteriormente; pero si bien a lo largo de tiempo el aumento de senos es la cirugía que más buscan las mujeres para embellecerse; esta ha cambiado significativamente, por lo que existen una gama de opciones para aumentar el volumen a su pecho.

La incorporación de la tecnología y la innovación de la técnica que se emplea para realizar este procedimiento han hecho de esta cirugía la más accesible con respecto a otras; con menos inactividad del paciente y con mayor opciones personalizadas, según la necesidad del paciente en lugar de un implante único para todos.

Básicamente, esta es la principal razón, que se debe tener en cuenta antes someterse a un aumento de senos; los pacientes deben saber que existen otras opciones y, que debe estar en relación con la experiencia de un cirujano plástico. En otras palabras, el profesional debe conocer a ciencia cierta todas las opciones disponibles que giran alrededor de esta cirugía de senos.

Además, debe ser capaz de orientar al paciente sobre las diversas opciones y que esta sea la más adapte a sus necesidades. Para nuestros pacientes y público en general; en esta nota, les compartimos una pequeña lista con las opciones de aumento que compartimos con nuestros pacientes:

Tipos de aumento de senos:

Con implantes:

Tipos de aumento de senos: Con implantes

Entre las opciones más populares, el aumento de senos con implantes es la que más se destaca entre todas las cirugías de busto. Esto gracias a que ofrece una amplia gama de formas, tamaños y perfiles de todos los tipos para adaptarse a la necesidad del paciente. ¿De qué están hechos?

Relativamente, es una pregunta que muchos pacientes no realizan cada vez que visitan la Clínica Saint Paul o, a través de nuestras redes sociales. La respuesta giran en torno a que estas prótesis están rellenos de gel de silicona, un gel suave y elástico que se adapta rápidamente a la postura de los senos de paciente; además de brindarle comodidad de una manera más natural.

Por otro lado, existen una variedad de implantes mamarios, como hemos dicho desde un inicio, hay de todo tamaño y formas, por lo que el encargado de elegir el más adecuado y que se adapte a la característica del paciente es el cirujano plástico.

Otras de las cosas que se debe tener en cuenta el aumento de senos con implante es que puede demandar más tiempo; debido a que requiere una incisión más larga para la colocación de la prótesis. En 2012, la FDA aprobó su uso comercial en los Estados Unidos, si bien se les dio el visto bueno en aquellos años, estuvieron disponibles en gran parte del mundo desde 1992.

A las mujeres les suelen gustar estos implantes debido a su tendencia a tener un aspecto y tacto naturales y porque las posibilidades de complicaciones como se reducen las ondulaciones de los senos.

 Con grasa:

Tipos de aumento de senos: Con grasa

La cirugía de aumento de senos con grasa es de las pocos procedimientos que necesitan esencialmente de la participación de otra cirugía estética para que esta se pueda dar. ¡Así como lo lees! Como es el caso, de la Liposucción, quién se encarga de extraer y transferir la grasa autóloga de un área de su cuerpo en la que hay abundantes células grasas; como los muslos, el abdomen y las caderas. Luego de ello, ingresa aún proceso de preparación y refinamiento, para luego inyectar esas células grasas en el seno.

Por otro lado, este procedimiento se puede aplicar independientemente de los implantes; únicamente si la paciente requiere un ligero aumento de senos, la proporción de injerto de grasa es el tamaño de una copa. Es preciso mencionar, que se puede usar las dos técnicas al mismo tiempo si necesidad que una excluya a la otra; al contrario, ambas juntas permiten mejoran la apariencia y sensación natural de los senos.

Este procedimiento permite dos ventajas, la primera es que al retirar o extraer la grasa de un área del cuerpo no deseada permite reducir el volumen y mejorar a su vez la apariencia de esta zona. La segunda, es que al tomar grasa de otra área de cuerpo e inyectarla en los senos, tu cuerpo no rechazará su propia grasa; lo cual es una buena noticia comparado al de un implante.

Gracias al avance de la tecnología en la última década, han aparecido una serie de alternativas en torno al aumento de senos, que muchas veces están diseñadas para brindarles a los pacientes resultados sumamente naturales; con la finalidad de adaptar estos nuevos métodos a la necesidad del paciente.

Mastopexia:

Mastopexia

La mastopexia no es un procedimiento de tipo de cirugía para aumentar el volumen de los senos, como hemos visto anteriormente; esta básicamente se emplea para las mujeres que presenta desproporcionalidad envejecida o pérdida máxima de la postura de senos respecto al resto del cuerpo. Su principal objetivo es armonizar tanto el tamaño, la forma o el volumen de los senos; devolviéndole una apariencia más estética y proporcional como las que tenían antes. La caída del busto se puede dar por varios motivos, entre ella, la que más se destaca es: embarazos, cambios bruscos de peso o de forma natural en pacientes que tienen una piel especialmente elástica. Las personas que notan un cambio en esta parte del cuerpo pueden darse cuenta de qué hay un descenso claro en la posición de sus senos, generalmente asociado en algunos casos a la flacidez.

Compartir

Compartir